Desde que nació mi hija, no siento nada

Hola Núria! Tengo 32 años, tengo pareja hace 4 años. Fruto de esa relación quedé embarazada de mi primer hijo, pero desafortunadamente nació muerto. Seis meses después quedé embarazada de nuevo de mi hija que tiene 21 meses. En el noviazgo y antes del nacimiento de mi hija disfrutaba mucho tener relaciones con mi esposo, podía llegar a tener 2 orgasmos, pero después del nacimiento de mi hija no siento nada. He intentado autoestimularme pero tampoco siento placer. Me preocupa porque si siento deseos de estar con mi esposo pero no lo disfruto. Me pregunto si es por la etapa en la que estoy como madre o que pasa?

Hola!

Muchas gracias por escribirme, te cuento:

El nacimiento de un bebé, la nueva situación, es un cambio importante para la pareja. Sin embargo, el apoyo de la pareja y la comprensión son claves fundamentales para afrontar los cambios propios de este momento, o quizás, pueden ser fuente de problemas dependiendo de cada pareja. En esta etapa, es fundamental hablar de sexualidad, de las necesidades de cada unx y de los deseos. ¿Habláis en pareja de esto? ¿Qué opina tu esposo? ¿Qué necesidades tenéis?

Una de las claves sería estimular el deseo de forma progresiva. Es decir, no hay que apurarse a tener relaciones sexuales si una no siente deseo de tenerlas. Pero si hay que recordar que a través de las relaciones sexuales nos comunicamos con nuestra pareja, compartimos afecto, cariño, sentimos placer, disfrutamos…¿de qué prácticas sexuales no disfrutas? ¿del coito? ¿del sexo oral? ¿masturbación en pareja? ¿besos, abrazos….? Es importante también saber de qué no disfrutas para empezar a trabajar y algo donde puedes apoyarte es “si siento deseo de estar con mi esposo”. Eso es fundamental porque si hay deseo, hay un camino muy grande avanzado.

La otra clave es “no ser exigente” con una misma. Hay que buscar las condiciones adecuadas para tener relaciones: si estoy pendiente del bebé que llora, si no me relajo porque estoy pendiente de la siguiente toma, si no he dormido nada y estoy cansadísima, etc. es más difícil que consigamos disfrutar de lo que estamos haciendo. Nuestra cabeza no está “en clave erótica” sino “en clave madre” y es muy difícil que por mucho que me estimulen el clítoris, vaya a disfrutarlo. ¿Se te pasan este tipo de pensamientos durante las relaciones?

Es fundamental preparar los encuentros con mimo, tener tiempo suficiente, ahora es más rollo porque hay que planificarlo, porque el “aquí te pillo, aquí te mato” ahora no nos vale ya que hay un bebé por ahí correteando. También es fundamental tener espacios de intimidad, de pareja, de salir a cenar, de ver una peli en casa, de compartir espacios de dos, no sólo tener intimidad para tener relaciones sexuales. Por eso, si tenéis gente (amigxs, familia…) que puedan cuidaros a vuestra hija de vez en cuando, aunque sea unas horas, aprovecharles. A veces a los padres y las madres, se os olvida que seguís siendo una pareja. ¿Crees que os ha podido pasar? ¿Estáis cuidando los momentos en los que tenéis relaciones sexuales? ¿Cómo son esos encuentros?

Espero haberte ayudado un poco. Creo que es importante que reflexiones o reflexionéis un poco más sobre ello. De nuevo darte las gracias por escribirme. Supongo que contarle a una desconocida parte de tu intimidad, no tiene que ser fácil.

Un abrazo muy fuerte, Núria.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s